jueves, 4 de agosto de 2016

Cuando eres mamá



Hoy permitidme que me ponga un poco melancólica, y no os asusteis a las futuras mamás, porque todo lo que voy a contar viene con el pack. El problema es que yo me he dado cuenta bastante tarde ejjeje. 
Antes de ser mamá (no se si porque preferia omitirlo) no pensé en que mis hijos algún día dejarían de ser "bebés" No me paré a pensar de que el tiempo pasa, y muy deprisa, y que ese bebé al que coges torpemente la primera vez que lo conoces, se hará mayor delante de tus propios ojos sin poder hacer nada al respecto. 
He criado a mis hijos "independientes" ellos han hecho sus propias tareas acorde con su edad y ahora que casi no me necesitan para ninguna (comer, hacer pis, bañarse, acostarse...) me siento melancólica y me doy cuenta que mis pequeños estan dejando de serlo y me entristece... y mucho! No puedo evitar pensar que algún día tendrán secretos, problemas, otra vida... y me duele ir formando cada día menos parte de ella. Jajaajajjajaja según escribo me doy cuenta que suena muy dramático, solo tienen 2 y 4 años... pero no está tan lejos como pensaba que estaba esa época. Aún me falta mucho, pero que mucho por enseñarles y por seguir independizandoles por mucho que me duela (hay que hacerlo) aún siguen llorando desconsolados cuando se dan un golpe, y dejan de hacerlo en el acto cuando les doy un besito en la herida. Es increible el poder de curación que tenemos las mamás, y cuanto tiempo dura esto? Nadie te dice antes de ser mamá que aparte de ser precioso, es cansado, que digo cansado!... Agotador!! Jaajjaaj aparte de dejar de ser tú para ser "tus hijos", aparte de no tener intimidad, ni silencio, ni suelos limpios... nadie te dice que duele tanto! Duele el verlos crecer, el ver que cada día son un poquito menos tuyos. 
Recuerdo las noches sin dormir, las tomas cada hora, lo cansada que estaba... pero no se que daría por poder volver a alimentar a mis hijos, a cogerlos tan chiquitos y frágiles entre mis brazos y cruzar las miradas y que me sonriera entre succión y succión. 
Me da la sensación de que por mucho que haga jamás me será suficiente para disfrutar de ellos y estrujar estos años al máximo. Los quiero con locura, y por muy mayores que sean los querré siempre! y siempre serán mis bebés.  Aquellos a los que alimenté, a los que tomé de la mano, a los que enseñe a caminar, a hablar, a comer... Y sabeis cuando me di cuenta de que el tiempo no para y llegó mi "tristeza"? El primer día de cole, lloré más que él (de hecho él no  lloró) en cambio yo recuerdo llorar todos los días del primer mes, todos sin excepción! El salia contento, feliz! Me contaba mil anécdotas y yo sonreia y me hacia la sorprendida, pero en realidad estaba rota por dentro, porque era la primera vez que durante varias horas no habia formado parte de su vida y ya empezaba a tener él la suya. Yo he tenido (y tengo) el privilegio de estar con ellos las 24h del día, por eso las mamás que no habeis podido dejar de trabajar y habeis   tenido que dejarles en la guarde con apenas 4 meses, os habeis hecho a la dura idea de lo que esto era, pero yo me he dado cuenta muy tarde, tengo un retraso de 4 años, por lo tanto permitidme que me ponga al día entre lágrimas de tristeza y orgullo a la vez. 
Llevo mucho tiempo queriendo escribir este post, más que nada por si las demás mamás os sentis asi, para poder desahogarme y para escuchar vuestras experiencias. 

Y ahora como siempre me despido, no sin antes recordaros que si no os quereis perder nada de mi blog SUSCRÍBETE! Que si quieres saber un poquito más de mí, puedes seguirme por Instagram, en donde subo contenido todos los días @aivlis4silvia y por último os invito a mi web www.aivlis4silvia.jimdo.com en donde podreis encontrar bonitos regalos hechos por mí y totalmente personalizables. 

Hasta el próximo post!!